Publicado el Deja un comentario

CBD para la depresión: beneficios, estudios y dosis.

Cecilia BianchiEscrito por Cecilia Bianchi

La tristeza y los bajones son parte de la vida, pero, por lo general, siempre acabamos encontrando fuerza para procesar esos sentimientos y recuperarnos. Sin embargo, cuando esa sensación de tristeza se apodera de tu vida, puede transformarse en una depresión, un trastorno perjudicial para el cuerpo y para la mente. Y parece que una posible solución sería utilizar el CBD para la depresión.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de 350 millones de personas en todo el mundo están afectadas por una depresión. En Estados Unidos, la forma más habitual para tratar la depresión son fármacos como inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), medicamentos antipsicóticos y antidepresivos, así como medicamentos que también se utilizan para tratar la ansiedad.

El problema con estos medicamentos es que suelen provocar dependencia y, por lo general, la lista de efectos secundarios supera la de beneficios. De hecho, el suicidio es una posible consecuencia del uso de medicación para la depresión. La buena noticia es que muchos estudios recientes han descubierto que el CBD tiene el potencial de reducir los síntomas de la depresión. Sigue leyendo para conocer más información sobre la depresión, sobre cómo el CBD puede ser una opción de tratamiento, qué dicen los estudios y cómo se debe dosificar el CBD para la depresión.

Qué es la depresión

La depresión es un trastorno mental que se asocia con una elevada mortalidad, con abuso de sustancias, deterioro de la funcionalidad, desarrollo de enfermedades y factor con un riesgo importante de suicidio. Se caracteriza por una pérdida de expresión emocional, abatimiento del estado de ánimo y lentitud de movimiento y pensamiento. Las personas que sufren depresión suelen sentirse abatidas, sin energía, tener problemas para dormir, perder el interés en hacer actividades y perder la capacidad de pensar con claridad o de concentrarse.

Entre 2009 y 2012, se estima que el 7,6% de los estadounidenses mayores de 11 años fueron diagnosticados con depresión. También se descubrió que era más habitual en mujeres y personas de entre 40 y 59 años. En 2015, aproximadamente 16,1 millones de adultos de 18 años o más habían vivido al menos un episodio depresivo en el último año.

La depresión suele simplificarse como un desequilibrio neuroquímico, y normalmente se trata como tal. Sin embargo, muchos científicos creen que, en lugar de ser una causa de la depresión, las deficiencias neuroquímicas son un síntoma. Como resultado de este descubrimiento, muchos investigadores y médicos se han centrado en la prevención y la minimización de posibles causas. De ahí que se esté investigando el uso del CBD para la depresión.

También se cree que la depresión está relacionada con problemas como la inflamación y con cambios estructurales del cerebro provocados por el estrés crónico o un trauma. Pero hay muchas causas que podrían contribuir a que un individuo sufra una depresión, incluyendo la genética, el dolor físico, un trauma pasado, el aislamiento social, una enfermedad física, situaciones de estrés y estrés crónico, entre otras cosas.

Cómo podría ayudar el CBD para la depresión

Aunque el CBD no cura la depresión, ha demostrado ser una promesa para su tratamiento. El cuerpo humano produce sus propios cannabinoides, conocidos como endocannabinoides. El consumo de los ácidos grasos que se encuentran en alimentos como frutos secos, semillas y pescado promueven esa producción. Muchos estudios han demostrado que el CBD puede interactuar con el sistema endocannabinoide del cuerpo (SEC). El SEC es una red de moléculas y receptores celulares que ayudan a regular funciones del cuerpo como el sueño, el apetito y el estado de ánimo. Mediante la vinculación a ciertos receptores en el cerebro, los endocannabinoides complementan la acción de la serotonina, que es un neuroquímico que alivia el estrés y mejora el estado de ánimo.

El CBD actúa en el tratamiento de la depresión mediante la mejora de la actividad de los receptores a los que se conecta la serotonina. Los efectos del CBD en el SEC y su capacidad para liberar y optimizar la serotonina son los responsables de producir el efecto relajante y calmante que a menudo se asocia con el CBD.

Una de las principales razones por las que se cree que el CBD es eficaz en el tratamiento de la depresión está relacionada con el receptor 5-HT1A, que libera la serotonina. Así, se consigue aumentar la producción de serotonina y estabilizar su presencia en el cuerpo.

La serotonina afecta a las habilidades motoras y a las emociones. Es un estabilizador del estado de ánimo natural que ayuda a comer, a hacer la digestión y a dormir. Unos niveles bajos de serotonina podrían llevar a sufrir una depresión. El uso del CBD para la depresión puede aumentar la producción de serotonina para ayudar en el tratamiento.

El CBD también afecta al hipocampo, una pequeña parte del cerebro que afecta a nuestro sistema límbico. Se trata de un sistema de redes y nervios en el cerebro que controla emociones como el enfado, el miedo y el placer. Es la misma parte del cerebro que controla funciones básicas como el hambre, el sexo y el cuidado de los niños.

Cuando sufres ansiedad y depresión, el hipocampo se reduce. El CBD tiene la capacidad de estimular la neurogénesis, que permite que el cerebro produzca nuevas neuronas. Los resultados contemplados con el uso del CBD para tratar la depresión son similares a los experimentados cuando se utilizan antidepresivos como Lexapro, Paxil y Zoloft.

Estudios médicos: efectos de los cannabinoides y CBD para la depresión

Las conclusiones de los científicos se resumen en un apoyo al uso del CBD como un posible tratamiento para la ansiedad y la depresión. Un estudio de 2010 que se llevó a cabo en ratones de laboratorio concluyó que el CBD demostró un efecto antidepresivo comparable al de la imipramina, un conocido antidepresivo. Los ratones de laboratorio fueron sometidos a una prueba de natación para explorar los efectos que tenía el CBD en su motivación. Como se esperaba, los resultados demostraron que el CBD tenía un efecto positivo en la actividad física de los ratones.

Los resultados de dicha investigación se repitieron en 2016, cuando otro estudio con animales también halló que el CBD podría ser un antidepresivo eficaz. Este estudio llegó a la conclusión de que los ratones se sentían mucho más activos y motivados después de haber consumido CBD por vía oral.

En 2011, un estudio investigó el papel que desempeña el sistema endocannabinoide (SEC) en la mitigación de la depresión, y también descubrió que el CBD resultaba beneficioso. Este estudio descubrió que una deficiencia endocannabinoide era suficiente para producir un fenotipo depresivo. Se descubrió que la regulación del SEC con CBD era suficiente para producir efectos similares a los de los antidepresivos convencionales.

Ya en 2006, otro estudio halló que el uso diario u ocasional de cannabis había disminuido en sus consumidores los niveles de síntomas depresivos en comparación con los pacientes que no consumían cannabis. El estrés es una de las principales causas de la depresión, y el uso moderado de cannabis parece estabilizar el estado de ánimo y aliviar el estrés.

Beneficios médicos de usar CBD para la depresión

El CBD es una alternativa rápida y natural a los antidepresivos. Ayuda a equilibrar el SEC y a acelerar el crecimiento y el desarrollo del tejido nervioso con pocos o ningún efecto secundario. El CBD para la depresión es un remedio natural que proporciona más tranquilidad a los pacientes que el uso de fármacos. También puede ayudar a combatir el estrés al combatir el insomnio, proporcionar energía y concentración, aliviar la ansiedad y mejorar el estado de ánimo.

Cómo tomar CBD para la depresión

El CBD se puede consumir de muchas formas, pero, en el caso de la depresión, se recomienda ingerir una dosis diaria de aceite de CBD o cápsulas de CBD. Ambos productos suelen tener los mismos ingredientes. La única diferencia está en el aspecto y en la forma de dosificación. Por lo general, se recomienda que las personas que sufren depresión comiencen con una dosis de 5-10 mg de CBD al día. Si no se siente ningún alivio con esta dosis, se puede aumentar en 5-10 mg al día hasta conseguir el efecto deseado.

Las cápsulas de gel contienen una dosis preestablecida que suele ser de 25 mg de CBD por cápsula. No es un problema comenzar con 25 mg al día, ya que no se puede sufrir una sobredosis de CBD y no puede provocar efectos secundarios significativos. Las cápsulas y los aceites proporcionan alivio durante varias horas, y algunas personas sienten alivio durante todo el día. Lo único que se debe tener en cuenta es que estos productos con CBD pueden hacer efecto hasta 90 minutos después de la ingesta.

Reflexión final sobre el CDB para la depresión

Aunque hay muchos estudios independientes y testimonios de pacientes que dan esperanza a los que sufren depresión, se necesitan más estudios para tener conclusiones fehacientes al respecto. Sin embargo, las investigaciones realizadas por el momento apuntan al uso eficaz del CBD para tratar la depresión. Como el CBD es una sustancia natural, no es adictivo y su uso y consumo son seguros, merece la pena darle una oportunidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *